CENTRALES DE GAS

En Portugal existen cuatro centrales de ciclo combinado, que hay que cerrar en las próximas décadas. El gobierno y las empresas tienen que realizar formaciones masivas en energías renovables dirigidas a los trabadores de estas centrales. Preparar a los trabajadores es el primer paso hacia la transición.

Las centrales combinadas se presentan como la transición del carbón hacia las energías renovables, que se deben apoyar en el sistema eléctrico dada su producción variable en el tiempo. Pero en realidad, no se han comprobado diferencias significativas entre el carbón y el gas ni en el equilibrio de la red eléctrica ni en la reducción de las emisiones.

Las centrales de ciclo combinado en Portugal están funcionando muy poco, sin embargo EDP, Endesa y REN al igual que el gobierno no se cansan de elogiar sus cualidades y su importancia vital para el sistema eléctrico. Estas empresas quieren aumentar aún más el número de centrales en el sistema eléctrico ya sobredimensionado.

Los discursos de descarbonzación de la economía no pasan de ser palabras, sin nigún significado real y verdadero puesto que contemplan un futuro lejano y el partido que las propone claramente no está predispuesto a actuar en su franja temporal y electoral. Por este motivo, estas propuestas de descarbonización no incluyen planificación ni preparación alguna.